Metropolitano(999) 289 10 11 StarMédica (999) 611-74-30 / 943 61 33. Urgencias 24hrs 9999 47 72 75 / 9991 62 54 24

Servicios

Cirugía Endoscópica de piedras y próstata.

La litiasis urinaria tiene una prevalencia muy alta en nuestra región. Actualmente el tratamiento de mínima invasión constituye la mejor alternativa para la resolución de la litiasis a cualquier nivel del tracto urinario, desde los riñones hasta la uretra y vejiga, ya que permite al paciente una recuperación más rápida y menos dolorosa que la cirugía tradicional.  En el caso de la próstata, no todos los casos ameritan cirugía, sin embargo, una gran proporción de los pacientes requiere de la misma por todas las complicaciones que puede traer un crecimiento prostático mal tratado. La resección prostática a través de la uretra es el tratamiento ideal quirúrgico y estándar de oro a nivel mundial.

Estrechez de la uretra (estenosis)

La estenosis o  estrechez de la uretra tiene 2 causas: traumáticas e infecciosas. Sus síntomas principales son: chorro doble, chorro débil, pujo miccional, sensación de vaciamiento incompleto. La primera línea de tratamiento, en la mayoría de los casos,  consiste en el corte por vía endoscópica (mínima invasión) de la estrechez y la aplicación de medicamentos tópicos intrauretrales para evitar la formación “de novo” de la misma.

Problemas en genitales externos.

Este es uno de nuestros  principales motivos de consulta de la especialidad. La fimosis se define como la estrechez de la obertura del prepucio (piel que cubre al pene) que impide descubrir el glande y que al retraerlo genera dolor. La circuncisión es la cirugía que permite corregir este problema. El varicocele es la principal causa de dolor testicular no traumático en el adulto joven y la primera causa de infertilidad en el mismo. La varicocelectomía es el tratamiento de elección en los casos severos. El hidrocele es la acumulación de “líquido” en el escroto (bolsa que cubre los testículos). La hidrocelectomía es la cirugía que permite corregir este problema.

Cirugía Laparoscópica de riñón, próstata y vejiga

La tendencia de la cirugía actualmente es la corrección y resolución de los problemas por medio de técnicas de mínima invasión que permitan al paciente una rápida recuperación y, lo más importante, sin o con muy pocas molestias.  En los últimos años, la cirugía urológica ha evolucionado tanto que, prácticamente todas las enfermedades que ameriten tratamiento quirúrgico, se pueden hacer por medio de laparoscopía, la cual consiste en introducir pequeños instrumentos y cámaras de video que nos permiten visualizar el campo quirúrgico dentro del abdomen del paciente y evitan, en lo necesario, los grandes cortes de bisturí requeridos con la cirugía tradicional.

Piedras en los riñones y uréter

Es un tratamiento no invasivo permite la destrucción de las piedras localizadas en los riñones y la parte superior del uréter, y que permite al paciente orinar por sí mismo los restos litiásicos (piedras rotas). Consiste en una máquina que localiza las piedras por medio de rayos x en tiempo real y  “dispara” ondas de choque a través de una membrana que se localiza en la espalda del paciente. Tiene sus indicaciones precisas y no puede ser usado en todos los casos de piedras, sin embargo, en muchos casos, continua siendo un tratamiento ideal de primera línea.

Corrección incontinencia urinaria femenina.

La incontinencia urinaria (IU)  afecta a una gran población de mujeres > 50 años. Se divide en IU de esfuerzo, IU de urgencia y Mixta.  ). La incontinencia urinaria de esfuerzo es el tipo más común de incontinencia urinaria en las mujeres. En la IU de esfuerzo, los músculos pélvicos del esfínter, que sostienen la vejiga y uretra, están debilitados. El esfínter no puede impedir el flujo de orina cuando se ejerce presión sobre el abdomen (como cuando uno tose, se ríe o levanta algo pesado). Como hemos comentado anteriormente, la cirugía de mínima invasión, en este caso, por vía vaginal, es la mejor opción de tratamiento quirúrgico en los cuales está indicado éste y el cual consiste en la colocación de mallas especiales por debajo de la uretra y en caso de “vejiga caída” o cistocele, la colocación de una malla que vuelva a colocar la vejiga en su lugar.